Nuestros pueblos, salud y vida

Hay gente que hoy mira hacia los pueblos como una oportunidad de vida.

La otra cara de la soledad es la tranquilidad. En el pueblo puede haber más solidaridad entre vecinos porque todos se conocen, el medio rural facilita compartir más con la gente. El contacto con la naturaleza y un modo de vida sostenible son la clave de la felicidad. En los pueblos se cuenta con la ventaja de poder formar parte de grupos de consumo, donde varios vecinos pueden organizar para comprar verduras ecológicas directamente al productor, porque sale más barato y está más rico.

Os colocaré ventajas y beneficios que tengo de vivir en el pueblo:

  • El respirar aire totalmente puro. En cualquier ciudad, por pequeña que sea, los miles de automóviles y las calles llenas de altísimos edificios hacen que toda la contaminación sea respirada por las personas. Un simple gesto como levantar nuestra vista cuando estamos parados en un semáforo nos dará una idea de lo que hay en nuestros pulmones: ¿a partir de que altura podéis ver persianas más o menos blancas? Seguro que por debajo del 4º o 5º piso las persianas serán negras debido a la polución, imaginaos nuestros pulmones. Las personas que viven en el campo tienen menos problemas respiratorios.
  • Vivir sin prisas. El ambiente frenético de la ciudad nos lleva a caminar y trasladarnos con prisa, aunque no la tengamos, a no saber con quién nos cruzamos y a vivir ajenos a nuestro alrededor. Vivir en el campo disminuye considerablemente nuestro nivel de estrés.
  • Dormir en paz, sin ruidos, ni luces entrando por la ventana. En la ciudad, la actividad nunca se detiene, no hay un momento de paz. En el campo, por la noche dormiremos en total silencio y esto hace que el sueño sea mucho más reparador y descansemos más y mejor.
  • Los espacios abiertos, los paisajes, etc. de las zonas rurales nos invitan a practicar ejercicio. En una ciudad deberemos tener la suerte de vivir cerca de un parque o deberemos desplazarnos a un gimnasio, lo que hace que muchas veces nos resulte demasiado engorroso. En el campo, es mucho más accesible.
  • Nuestra alimentación será mucho más sana y natural, ya sea porque decidimos cultivar nuestras propias frutas y verduras o porque las adquirimos de gente que las cultivan.

También es cierto que podemos encontrar algunos inconvenientes de vivir en el campo, como la lejanía de algunos servicios o comodidades y la mayor dependencia de vehículo propio, pero seguro que todo ello lo compensa la tranquilidad, paz y salud que nos aporta la vida rural.

Estar en el pueblo o regresar no es un fracaso, todo será como lo gestionemos y las ventajas que saquemos de vivir en el maravilloso medio rural.

Share