La llama sigue viva

Hoy 21 de Enero de 2015 hace un mes que comenzó nuestra “Navidad de Luz”, una acción en la cual la Montaña Leonesa se unió al reparto de la “Luz de la Paz de Belén”, proyecto iniciado por los Scouts y Guías de Austria desde hace 14 años y que en la actualidad participan países de toda Europa y Sudamérica.

El proyecto “Luz de la Paz” está organizado por la radio televisión de Austria (ORF) dentro de la acción caritativa navideña “Luz en la Oscuridad”. Cada año, en el marco de esta campaña, un niño enciende una luz en la gruta del nacimiento de Jesús en Belén y la lleva a Austria y luego, desde Viena, la luz viaja a los demás países participantes.

La Luz llegó a nuestra capital el 19 de Diciembre donde miembros del equipo del Proyecto Vadinia- San Frolián la recogió en la Iglesia de San Salvador del Nido en una celebración de la Palabra oficiada por su párroco Chusmi y organizada por la Asociación Diocesana de Escultismo Scouts León mSc.

Fueron tres las parroquias de nuestra montaña que acogieron con ilusión celebrar esta llegada de la Luz, la Parroquia Cristo Rey (Cistierna), la Parroquia San Roque (La Robla) y la Parroquia de Santa Bárbara (Villablino). Nos acogieron y nos permitieron en sus eucaristías ofrecer la llama de Belén a su comunidad como símbolo de guía en sus caminos, símbolo de solidaridad, símbolo de paz, símbolo de esperanza en su futuro, un futuro que queremos construir desde la comunidad, junto a todos y con todos, y principalmente como símbolo de la luz que tenemos dentro y que no debe apagarse nunca.

Es un gran placer haber compartido este pequeño proyecto junto a la gente de la montaña, haber encendido esas velas, haberles leído la historia de la luz, ver las caras de sorprendidos de los niños y niñas sabiendo como la luz ha viajado desde tan lejos, compartir con ellos momentos de celebración, haber escuchado lo que la gente desea y lo que significa para ellos que la Luz de Belén haya llegado hasta sus manos.

Y hoy, un mes después esa luz sigue viva. Sigue viva en la parroquia de San Roque en La Robla y en muchos hogares de la localidad, manteniendo esa esperanza y sabiendo que es un símbolo de nuestra fe y de Jesús. Esa llama sigue encendida allí de una manera física pero estamos convencidos de que esa luz que se encendió esta navidad se seguirá avivando desde las parroquias de la Montaña Leonesa y en la comunidad durante mucho tiempo más.

Share

2 Comentarios La llama sigue viva

  1. Daniele LeozDani

    Es gratificante saber que esta campaña, y todo lo que simboliza- esperanza, solidaridad y unión-, ha llegado al corazón de las gentes de la montaña.

    Contestar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.